Hay desde soluciones low cost hasta soluciones complejas para grandes empresas. El precio depende fundamentalmente de 2 aspectos: el número de usuarios/licencias y las funcionalidades que incorpore. Así que para hacer una estimación deberás saber cuánta gente lo va a utilizar y qué funcionalidades son básicas.
Hay otros costes indirectos que también deberías tener en cuenta:

  • Implementación / configuracion / mantenimiento: Una empresa puede ayudarte a instalar el software o configurarlo. Por ejemplo, puedes configurar los informes que necesites, crear campos para guardar información que usas en tu negocio…
  • Formación: Saber usar la herramienta es casi más importante que la herramienta en si. Puedes buscar información por Internet, aprender por tu cuenta, contratar una empresa que haga formación en tu empresa o comprar cursos de formación online en vídeo.
  • Instalación: Si optas por instalar el software en tu oficina, debes tener en cuenta los costes de instalación y posible hardware que pueda requerir.

Costes ocultos del software CRM

Un software de gestión de clientes puede tener diferentes costes que no se ven al principio y que también influyen en el precio:

  • Formación: Éste es un coste a tener muy en cuenta porque aunque te proporcionen recursos gratuitos, el tiempo que invierten todos los empleados en aprender a utilizar el nuevos sistema puede ser considerable. Y si la empresa externa tiene que hacer formación, el coste puede aumentar.
  • Cambio de sistemas: Si utilizas un software en la nube no te pasará, pero si utilizas un software instalado quizá debas cambiar el sistema operativo o incluso el ordenador para adecuarte a los requisitos del software CRM que compres. Debes saber qué requisitos técnicos requiere el software.

Compara los 38 mejores CRM

                                                       

COMPARAR SOFTWARE >